MySpace Backgrounds

martes, 2 de junio de 2009

LA GRAN PIRAMIDE

La Gran Pirámide es el mayor monumento construido a la molécula del agua. Pero, curiosamente, el único mineral cuya cristalografía corresponde exactamente a la geometría de la pirámide es el diamante, el carbono puro, con lo que tenemos que el agua y el carbono, los principales elementos que componen el cuerpo humano se hallan representados en este singular monumento. Quizás sea casualidad, pero el número de hiladas de la pirámide corresponde al número de huesos que tiene el ser humano, 204. Y podría seguir enumerando "casualidades" que indican que, por un lado, la Gran Pirámide es el mayor compendio astronómico escrito en piedra pero, por otro lado, representa al ser humano en toda su extensión, física y espiritual.
Quizás sea por ello que en el interior de la Gran Pirámide nos sentimos afectados. Su geometría sagrada influye en los organismos y provoca una energía sutil capaz de alterar los instrumentos electrónicos de medida. Algunos consideran que la Gran Pirámide actúa como una antena emisora-receptora de sensaciones e informaciones.

Una clave de cara al visitante
La Gran Pirámide parece empeñarse en mantener ocultos todos sus secretos, pero aunque los arqueólogos ortodoxos no le presten ningún valor, si existe en ella un testimonio escrito. El grabado al que nos referimos se encuentra situado en la puerta original de Keops, rodeado por el gigantesco dintel que marca la entrada al monumento. Está formado por cuatro letras que son, de izquierda a derecha, una V, un circulo partido por una línea transversal, tres rayas horizontales en paralelo, y por último, otro círculo partido por dos líneas verticales.
Mucho se ha especulado sobre el autor de estos cuatro signos, y las teorías van desde que sea simplemente una broma, hasta que sea una señal de habitantes de otro planeta. Toda esta controversia no es de extrañar, ya que en Egipto no existen símbolos similares a los que podemos observar en este famoso tetragrama.
Hace ya algunos años varios estudiosos descubrieron que las letras pertenecían a ancestrales alfabetos libios. Se sacaron las valencias correspondientes de éstas, pero para su traducción se empleó el copto, que nada tiene que ver con el sahariano antiguo (alfabeto en el que está escrito el tetragrama).
El sahariano antiguo es un alfabeto que se creó, según las teorías ofíciales, hacia el 2000 a. C., pero recientes descubrimientos sitúan su nacimiento hace 6.000 años en la zona de Tassili, al sur-oeste de Argelia, lo que lo convierte en la primera escritura de la Humanidad. Ello permite formular la hipótesis de que el tetragrama de la Gran Pirámide sea original a su construcción, convirtiéndose de esa forma en el único mensaje escrito que posee la última maravilla del mundo antiguo. Aún así, y sin descartar que se trate de una simple coincidencia, habría, además, que suponer que tal inscripción se grabó apresurada y subrepticiamente, porque su tosca factura nada tiene que ver con el perfecto acabado, a veces sorprendente por su regularidad y precisión, del que hicieron gala los antiguos egipcios en sus trabajos. Lo más lógico es deducir que alguien conocedor de la arcaica escritura sahariana, grabó hace siglos el célebre tetragrama cuando la pirámide ya carecía de las losas de revestimiento.
Las valencias de la inscripción, de izquierda a derecha, son las letras D, B, Q, y B. Éstas forman dos palabras cuya raíz es DB y QB; los fonemas que se obtienen tras esta operación son dabba iqbut. La primera de las palabras significa "cuidar", o la expresión coloquial "tomarse las cosas como vengan". La segunda palabra, iqbut, si es esclarecedora, ya que su significado literal seria "cúpula que recubre la tumba de un hombre santo". Para comprender el verdadero sentido de estas palabras debemos entender que los equivalentes del diccionario antes mencionado, están hoy en día aislados, ya que la actual religión berebere es la mahometana. Si extrapolarnos su significado a hace miles de años, podemos obtener la conclusión de que alguien semi divino, o al menos adorado como tal, fue enterrado en la Gran Pirámide. Tal consideración es aplicable al propio faraón,presuntarnente sepultado en el colosal monumento. Pero también podría hacer referencia a un ser distinto, lo que nos llevaría de nuevo a la posible existencia de estancias aún no descubiertas, y el texto tendría el carácter de un mensaje dejado para la posteridad por alguien conocedor de ese secreto celosamente guardado por los constructores. Una especulación novelesca sin duda, pero no despreciable en un edificio tan singular y cargado de misterio.

:: MysteryPlanet ::

Existe un huevo de avestruz, actualmente depositado en el museo de Nubia, al sur de Egipto. El huevo en cuestión fue hallado en la tumba 96 del cementerio 102, en Nubia, por el arqueólogo inglés Cecil Mallaby Firth. Fecha del descubrimiento: 1907. La historia parece simple; el huevo fue pintado y, finalmente, depositado junto al cadáver. Evidentemente se trataba de un objeto muy querido por el difunto. En una de las superficies se aprecian los dibujos de una avestruz y algunas plantas. En la cara opuesta, otra escena oficialmente imposible: lo que parece el curso del río Nilo y las siluetas de unas construcciones muy familiares... ¡las tres pirámides de la meseta de Gizeh!
El hallazgo no tendría mayor importancia, de no ser por un pequeño-gran detalle. Según los investigadores, los restos humanos de la citada tumba 96 se remontan a la llamada cultura Nagada I. Es decir, alrededor del año 7000 antes del presente. ¿Siete mil años? Si la arqueología afirma que las pirámides fueron construidas hace 4.600 años, ¿cómo es que aparecen dibujadas en una sepultura de hace 7.000? Algo, efectivamente, no cuadra.