MySpace Backgrounds

jueves, 4 de junio de 2009

Medicina energética



www.teresaversyp.com
Hacia un nuevo tipo de curación: la medicina energética
En los inicios de este nuevo milenio está consiguiendo protagonismo un nuevo ámbito de terapia, denominada medicina energética o terapia vibratoria. Esta medicina, en sus diferentes modalidades, trabaja directamente sobre el cuerpo energético humano con la finalidad de restablecer el equilibrio.
¿Somos energía entonces? ¡Evidentemente! Con la ayuda de las teorías modernas de la Física, como la Física Cuántica o la Física de partículas elementales, sabemos que el hombre es un ser energético. Los experimentos realizados han demostrado que en el nivel cuántico –el mundo atómico y subatómico- toda la materia es energía. De hecho conocemos esta equivalencia gracias a la ecuación de Einstein, E = mc2, donde E representa la energía, m, la masa, y c, la velocidad de la luz (300 000 Km/s). En estos términos, el ser humano es un sistema de energías que están en vibración incesante, es decir, las moléculas de que estamos constituidos están formadas por átomos y éstos por partículas subatómicas en interacción y movimiento constante.
Desde hace mucho tiempo, la cultura oriental nos habla de este cuerpo energético humano, teniendo en cuenta diferentes niveles según la frecuencia de vibración de las partículas constituyentes y que son denominados plano físico-etérico, emocional, mental, y espiritual. El equilibrio o relación harmónica entre estos niveles es importante para estar saludables física y emocionalmente. Sobre estas facetas actúan la amplia gama de las diferentes terapias energéticas con tal de mejorar el flujo energético dentro de nosotros. Entre ellas, podemos destacar la homeopatía (utilización de dosis minúsculas de medicamentos), la acupuntura (actúa sobre los canales energéticos), la cromoterapia (hace uso de luces de diferentes colores que se aplican sobre algunas partes del cuerpo), la cristaloterapia (los cristales, gracias a su coherencia molecular, son excelentes medios de curación) o por ejemplo, las esencias florales, como las flores de Bach.
Éstas últimas comienzan a ser muy buenas aliadas en la sanación y son un excelente complemento de la medicina tradicional. La terapia de las flores de Bach consiste en la curación a través de un extenso abanico de esencias de flores silvestres, de problemas
psicológicos y emociones que provocan desequilibrio y falta de armonía. No se utiliza la planta físicamente, sino la energía esencial de ella que es extraída mediante un proceso particular y es depositada en un líquido.
Es importante que desde diferentes ámbitos se considere al ser humano como una unidad donde el cuerpo y la conciencia sean valorados por igual y se acepte que están íntimamente vinculados. Como dice el aforismo Mens sana in corpore sano…
Teresa Versyp // Octubre 05
Nuestro mundo necesita urgentemente médicos y enfermeras de otro tipo. Que traten a sus pacientes como un padre o una madre lo hace con sus hijos enfermos. No basta que sean hombres sabios y expertos, o premios Nobel y nos hagan trasplantes de todo. Ni que tapicen sus consultorios de diplomas y títulos para impresionarnos. Y aunque nos apliquen su ciencia con instrumentos preciosos —de tipo digital, computarizado, con láser y nos metan otros novedosos rayos en nuestros enfermitos cuerpos— tienen que ser, antes que todo, hombres que curan a otros hombres. La medicina se está desarrollando progresivamente y los descubrimientos de los genios asombran al mundo. Pero esta estupenda profesión, que es sólo para atender a humanos, se está deshumanizando. Cuántos enfermos en el mundo entero reciben el trato frío, a veces duro y desencarnado, sin corazón, de doctores que les dicen que sí los quieren curar, pero parece que más bien les quieren.... cobrar —y ¡¡pronto, que entre el siguiente!!— para que se cumplan los turnos y citas. Quizá los que más urgentemente necesitan trasplantes de corazón son algunos médicos y sus enfermeras.
Una vez el Doctor Moscati escribía a un joven doctor, alumno suyo recomendándole cómo debe atender a sus pacientes: no sólo se debe ocu­par del cuerpo, sino de las almas con el consejo, y entrando en el espí­ritu, antes que con las frías prescripciones que hay que llevar al farma­céutico.

4 comentarios:

Nuur dijo...

afortunadamente cada vez nos damos más cuenta de que el origen de las enfermedades no esta en el cuerpo humano. Las dolencias son la llamada de alerta de algo que no va bien en nuestro interior.

En este estadio de nuestra evolución empezamos a echar mano de otras alternativas que vemos que son las que realmente funcionan, porque atajan el problema desde donde realmente proviene,pero llegará el día, no muy lejano, en que entendamos que nosotros mismos tenemos el poder de la autosanación.

haysa dijo...

Nuestras mentes y cuerpos tienen el potencial para experimentar cambios más rápidamente que cualquier equipo hecho por la tecnología moderna. Solamente nuestro conocimiento, nuestra imaginación y nuestra capacidad de utilizar lo que tenemos es lo que nos limita.muchaluz.

haysa dijo...

En hora buena por tu blogger transformado. En mi opinion personal, esta mas espiritual y mas avanzado. Por lo consiguiente, me es mas agradable a hora. Gracias por mostrar tu evolucion y ser mi espejo donde mirarme.mucha luz.

aniti dijo...

asi es nuur,ya hablaremos sobre la información genética..un besito guapa

haysa la ignorancia de lo que verdaderamente somos si.
muchas gracias por tus comentarios tan repletos de luz-(
un abrazo