MySpace Backgrounds

sábado, 2 de enero de 2010

La maestria del amor


Los toltecas
Hace miles de años los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como
«mujeres y hombres de conocimiento». Los antropólogos los han definido como una
nación o una raza, pero de hecho, fueron científicos y artistas que crearon una sociedad
para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.
Establecieron una comunidad de maestros (naguales) y estudiantes en Teotihuacán, la
ciudad de las pirámides en las afueras de Ciudad de México, conocida como el lugar en
el que «el hombre se convierte en Dios».
A lo largo de los milenios los naguales se vieron forzados a esconder su sabiduría
ancestral y a mantener su existencia en secreto. La conquista europea, sumada a un
agresivo mal use del poder personal por parte de algunos aprendices, hizo necesario
proteger el conocimiento de aquellos que no estaban preparados para utilizarlo con
buen juicio o que hubieran podido usarlo mal, intencionadamente, en beneficio propio.
Por fortuna, el conocimiento esotérico tolteca se conservó y transmitió de
generación en generación por distintos linajes de naguales, y aunque permaneció oculto
en el secreto durante cientos de años, las antiguas profecías vaticinaban que llegaría el
día en el que sería necesario devolver la sabiduría a la gente, como ha sucedido ahora
con el doctor Miguel Ruiz, un nagual del linaje de los Guerreros del Águila, que ha sido
guiado para divulgar estas poderosas enseñanzas.
El conocimiento tolteca surge de la misma unidad esencial de la verdad de la que
parten todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo. Aunque no es una religión,
respeta a todos los maestros espirituales que han enseñado en la tierra, y si bien abarca
el espíritu, resulta más preciso describirlo como una manera de vivir que se caracteriza
por facilitar el acceso a la felicidad y el amor.
Un tolteca es un artista del amor,
un artista del espíritu,
alguien que, en cada momento,
en cada segundo, crea el más bello arte:
el arte de soñar.
La vida no es más que un sueño,
y si somos artistas,
crearemos nuestra vida con amor
y nuestro sueño se convertirá
en una obra maestra de arte.