MySpace Backgrounds

jueves, 20 de noviembre de 2008

crisis en los franco


Francisco Franco, el dictador que gobernó España con mano de hierro durante 40 años, lo dejó todo bien atado para que sus descendientes no pasaran apuros económicos.


Pero ni siquiera el Generalísimo pudo prever el fuerte estallido de la burbuja inmobiliaria
El patrimonio de los Franco, valorado actualmente entre 500 millones y 600 millones de euros, quedó garantizado mediante el testamento firmado en el Palacio de El Pardo el 20 de agosto de 1968.Los descendientes mantienen un imperio empresarial que suma cerca de 50 compañías, la mayor parte de ellas centradas en la inversión inmobiliaria, con locales comerciales de inmuebles en Madrid y las principales zonas de la costa.
Al frente de este pequeño holding está la hija del dictador: Carmen Franco Polo. Dos de las empresas más importantes del imperio son la inmobiliaria Fiolasa y la consultora Sargo Consulting, que están sufriendo con creces los efectos de la crisis. Fiolasa, propietaria de aparcamientos, terrenos y locales comerciales, suma unos activos valorados en 24 millones de euros. Tiene inversiones en Banif, Fidelity, JPMorgan y BNP y controla de forma directa o indirecta otras empresas de la familia, como Cauce, Promociones Suroeste, Aparcamientos Atocha, Caspe o Proazca.

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, el pasado ejercicio su facturación pasó de más de 5 millones a tan sólo 623.884 euros. Y lo peor, quizás, para los Franco es que el beneficio se desplomó aún más. En 2006, la sociedad había declarado unos beneficios de casi 4 millones y en 2007 apenas alcanzó los 103.000 euros.

Aunque la hija del general es la que aparece como administradora única de muchas de las empresas y propiedades de los Franco, el verdadero ideólogo y gestor del entramado empresarial es Francisco Franco Martínez-Bordiú, más conocido como Francis, nieto del anterior jefe del Estado, que se cambió el apellido para mantener la estirpe.
El problema es que muchas de las empresas que gestiona, casi todas ellas con intereses en el sector inmobiliario, están en números rojos o atraviesan una complicada situación financiera. Es el caso de Pristina, Oceans Eleven, Proazca, Aparcamientos Atocha 70, Caspe 99, Montecopel o Centro de Agentes Unidos del Calzado Español. El caso más significativo es precisamente el de esta última, dedicada pese a su nombre a la adquisición de fincas urbanas para su posterior alquiler, y que acumula en los últimos cuatro años unas pérdidas operativas de un millón de euros.