MySpace Backgrounds

miércoles, 26 de noviembre de 2008

los santos


Los santos tienen sus especializaciones. Santa Rita es abogada de los imposibles. San Blas es particularmente adecuado para las dolencias de garganta, nariz y oídos. San Antonio ayuda a encontrar novio a las jóvenes casaderas, especialmente a las no tan jóvenes. ¿Ayudará a la duquesa de Alba a encontrar un novio que la lleve al altar? Santa Bárbara protege en las tormentas de rayos y truenos y vela por los mineros. La especialidad de San Josemaría Escrivá de Balaguer y Albás a mi modo de ver es la rehabilitación de títulos nobiliarios y apellidos de prosapia. En eso incluso ha hecho milagros en vida. Sin tener derecho alguno logró rehabilitarse en el marquesado de Peralta. Y eso —decía —no le ocasionó ningún gasto al Opus Dei. Tengo una prima que desea ser rehabilitada en un título nobiliario. Y lo tiene difícil. Yo le aconsejo:

— Encomiéndate a San Josemaría Escrivá de Balaguer y Albás.
A San Josemaría le gustaba hablar de títulos nobiliarios. Se solazaba en ese tema. Y le pasaba lo mismo que a mi prima. Deseaba tener un título, pero no para usarlo o para alardear de él.
Y es que Sanjosemaría se dio cuenta de algo de lo que también se dieron cuenta Napoleón Bonaparte, Elizabeth Taylor, Monsegneur Pamplin, el rector de la Universidad de Premburgo y en general cualquier personaje. A saber, que para que a uno lo tomen en serio y le hagan caso, no puede ir vestido con andrajos, presentarse de cualquier facha ante los demás o parecer, por lo que dice o por lo que hace, un mindundi.
Para que a uno le hagan caso es mejor tener chofer, coche como el de un ministro, y avión privado. Y trasmitió ese espíritu a sus hijos e hijas. Los sacerdotes de la Obra, mejor con gemelos en las camisas y cuellos duros. Los demás al mismo tenor. Las casas también en el mismo tono. Todo lo más señorial posible.