MySpace Backgrounds

martes, 30 de diciembre de 2008

camino interior


Cuando llega a la Tierra un Enviado, un Maestro de Sabiduría, lo hace para entregar su Mensaje orientado a ayudar en el despertar mental de los seres humanos. Viene a colaborar en la humana evolución. Una parte del Mensaje es para la gran masa; los de afuera. Otra parte es para una minoría; los de adentro que están representados por un nivel intermedio que recibe los arcanos menores y un nivel superior que recibe los arcanos mayores. El conocimiento público se recibe por el gran círculo externo y el privado por el pequeño círculo interno. Este conocimiento activa la Mente, se produce un despertar. Por lo general surge una religión o un grupo filosófico. Pasan los años, el Maestro ya no está entre los hombres y la luz dejada por él comienza a debilitarse. Humanos intereses retocan la enseñanza que se adecua a sus voluntades y viene la decadencia, se apaga la Luz. Llega otro Maestro que reactiva la llama del conocimiento debilitada, y esto ha sucedido en una verdadera cadena escalonada en la historia de la humanidad.
Mientras los "dioses" o el "enviado" supervisan personalmente la enseñanza, no hay problema. Al no estar ellos se inicia la distorsión.
Es necesario que sigamos contemplando algunas de las Enseñanzas entregadas por los Maestros de Sabiduría o Mensajeros de la Luz. Una crítica que se ha hecho al Sagrado Conocimiento es que habla de una religión politeísta, de varios dioses. Al escuchar lo que ellos han dicho podemos apreciar que esta crítica no es real. Todos son monoteístas. Destacan la existencia de un DIOS único por sobre todas las cosas y por sobre los "dioses" pequeños que sirven a los propósitos del Plan Divino.
No es fácil captar que existe un Plan Divino que todo lo rige. Más difícil es aún intentar comprender sus propósitos. Nuestros sentidos tienen un límite, más allá no podemos ver ni comprender. Claramente Zoroastro lo dijo cuando él con ojos humanos vio el futuro de su raza aria, nuestro actual presente y se espantó. Al mirarlo con los ojos de los dioses pudo comprender que eso que él veía era la redención humana que solo podía ser captada con una mirada supra humana, una mirada que estuviera más allá de los límites de nuestro actual entendimiento.
Morir para muchos es una tragedia, sin embargo para los muertos clínicos resucitados fue una experiencia trascendente de la que no querían retornar. La tragedia es mirar la muerte con ojos humanos, la liberación es contemplar el mismo hecho con ojos suprahumanos.
No es fácil con humano entendimiento llegar a comprender que para ver la luz es necesario primero conocer la obscuridad; que vara ver la sabiduría es necesario primero haber estado en la ignorancia; que para valorar el amor es necesario haber vivido el odio; que para entender la bondad es necesario primero haber vivido la maldad. Todo lo negativo es transitorio, lo positivo es permanente Por lo tanto quien no ha conocido la obscuridad, la ignorancia, el odio y la maldad, no podrá aspirar a llegar a la LUZ, a la SABIDURÍA, al AMOR y a la BONDAD. Mirada nuestra realidad bajo este prisma y aceptando que son muchas las vidas que hemos tenido y tendremos para lograr alcanzar la perfección; la Justicia y el Amor de DIOS se nos hace más comprensible estemos donde estemos y seamos como seamos. Saber que ahora somos pequeños pero que llegaremos a ser grandes, saber que ahora somos humanos pero que llegaremos a ser suprahumanos, saber que ahora sufrimos en este cuerpo pero que nos liberaremos definitivamente del dolor y el sufrimiento; en fin, tantas cosas que llegaremos a saber. El conocimiento nos hace la vida más fácil, más lógica, más justa y nos motiva a seguir adelante en un mundo que a la mayoría tiende a detener en vez de avanzar.
Ya hemos visto lo dicho por Zoroastro hace unos 6000 años atrás cuando el hombre ario tenía su mente completamente dormida. Hemos visto lo relatado desde hace unos 3000 años por una serie de Rishis u hombres sabios y poetas que en la India mostraron sus visiones. Veremos ahora a Hermes Trismegisto en el antiguo Egipto, luego a Lao Tse, Confucio, Buda y Jesucristo.
Mirados en conjunto es más fácil comprender la unidad de los Mensajes, mensajes que son actuales y que están destinados a ser asimilados por todos los seres humanos sin distinción, dado que todos somos iguales. No hay peor ignorancia que la de creerse superior a otros. No hay peor ignorancia que la de creerse inferior a otros.
Cada encarnación o vida es un curso más para la escala evolutiva del Espíritu, que es lo que realmente somos. Como Espíritus emanamos de DIOS, lo hicimos con una serie de atributos a manifestar, atributos propios para cada uno dado que tenemos nuestra individualidad.
Son necesarias las encarnaciones, es decir tomar un cuerpo para en él desarrollar vida tras vida, lo que corresponde desarrollar. En forma gradual vamos trasmutando lo denso por lo sutil. La Enseñanza es necesaria para la evolución individual y colectiva. Recibimos la Enseñanza en forma estratificada, al igual que a un niño de Kinder no se le entrega instrucción universitaria, los Maestros dejan el conocimiento en diferentes niveles, conocimiento que no se da sino que se lo recibe y cada uno lo recibe de acuerdo a la personal capacidad evolutiva que posee. Conviene tener presente que en los períodos de cambio de era como el actual que nos corresponde en suerte poder vivir, estamos capacitados para dar saltos evolutivos importantes, es como si se nos diera la oportunidad de cursar dos o tres años juntos en un solo año académico.
Tenemos la Mente, la Enseñanza Sagrada está destinada a activar la Mente y comprender la fuerza de nuestros pensamientos, para así usarlos mejor. Las claves del despertar están, de cada uno depende usarlas o no.
Ojalá podamos comprender la importancia del período que vivimos. Son tantas las Almas que piden encarnar para poder dar el salto evolutivo, que deberíamos sentirnos orgullosos de estar viviendo el más importante cambio de era para la Humanidad.
La idea de escribir estos privados libros que con hoy dan lugar al 12º, no ha sido la de agotar algún tema, ni siquiera profundizarlo. Solo se ha intentado mostrar "algo" con la idea de crear la inquietud y estimular a mirar por la ventana que nos conecta con la otra realidad. Lo que por ella se vea es individual, lo que se decida es personal. Lo importante es lograr mirar, solo eso, mirar...