MySpace Backgrounds

martes, 9 de diciembre de 2008



El Forjador de Historias
Con mi martillo forjo las historias que van surgiendo en todos los sitios de la tierra. Las historias más bellas, más humildes, más fantásticas…


En los cuentos de H. C. Andersen se aúnan una ternura limpia y emocionante pero nada edulcorada, y una fuerte carga de crítica social que desvela las injusticias del mundo que le tocó vivir y que, por desgracia, siguen perviviendo en toda su crudeza: en “El patito feo”, por ejemplo, parece que Andersen reflejó su propia experiencia de niño pobre, feo y desgarbado; el “soldadito de plomo” narra la maravillosa historia de amor entre el soldadito discapacitado y la bella bailarina; en “El traje nuevo del emperador”, arremete contra el Poder y sobre todo contra sus serviles lacayos; pero es quizá “La pequeña cerillera” el cuento que mejor expresa el mundo interior de Andersen, su amor por los pobres y los indefensos y su ferocidad contra esa misma “alta sociedad” que, rendida por el talento del escritor, le abrió a él sus puertas de par en par, pero permitía al tiempo que los niños de las clases “bajas” murieran de frío en la calle.